patio escuela Pere Vila

El proyecto surge por la necesidad de repensar el patio de los pequeños de la escuela Pere Vila y dotarlo de nuevas áreas de juego

31 de Marzo de 2017

El proyecto de crear nuevas áreas de juego en patio de la escuela fue promocionado principalmente por las madres y padres de los alumnos.
Con la coordinación del equipo Straddle3 y la mediación de la directora del centro y del Consorcio de la Educación, padres y madres han empezado a construir una escuela mejor en un ambiente alegre y de convivencia. El proceso consta de varias etapas. Inicialmente se realizaron reuniones preliminares para definir los diferentes elementos que componen el proyecto. Una vez establecida la planta, que consiste en un sorral, una zona de juego con troncos, un castillo, una pérgola y una pequeña cocina, se decidió un calendario de ejecución de talleres participativos.

Mientras se definía el proyecto en la primera fase de reuniones con los padres y profesores de Pere Vila, Straddle3 estaba inmerso en el montaje del día sin coches de Barcelona, en el que se realizaró un despliegue de mobiliario urbano en la calle Concell de Cent. Se trataba de la reevindicación del uso del espacio público, por medio de una ocupación de las plazas de parquing de la calle con los diferentes elementos. Un arenero, una zona expositiva y una piscina. Este mobiliario se realizó con tableros tricapa de encofrar,listones, OSB y palets, puesto que la intervención era temporal, tenía sentido pensar en una segunda vida para estos materiales. 

 

De esta forma, se organizó el material ,se contabilizó  y se valoró si sería útil para el proyecto del patio de la escuela. Se decidió reutilizar para este fin los tablero de encofrar, puesto que el Consorcio de educación puso algunos inconvenientes en la utilización de palets y OSB en el ámbito escolar. El material fue almacenado durante un tiempo en el solar de Germanetes, y mientras tanto los padres se organizaron para ir a recogerlo.

Durante el primer taller, de duración de un día, se empezó la construcción del arenero y por iniciativa de las madres, la decoración de la parrilla con las plantas. El arenero se construyó con hormigón y los tableros de encofrar reutilizados para el asiento.

Durante el segundo taller, de dos días, se finalizó el arenero y se preparó el material para la siguiente fase. Como todavía quedaban tableros de encofrar, y algunos listones de madera tratada a la autoclave, tenía sentido pensar que la cocinita se construyera con estos materiales. Se decidió así, contabilizar todo lo que quedaba y rediseñar el juego en función de esto para poder reutilizar el máximo de recursos y que por lo tanto se redujera su coste al mínimo.